3 Anoche volvió otra vez La Sombra...


Voz: Marosa di Giorgio
Música: "Calma" de Inés Saavedra



Anoche, volvió, otra vez, La Sombra; aunque ya habían pasado
cien años, bien la reconocimos. Pasó el jardín de violetas,
el dormitorio, la cocina; rodeó las dulceras, los platos blancos
como huesos, las dulceras con olor a rosa.
Tomó al dormitorio, interrumpió el amor, los abrazos; los que
que estaban despiertos, quedaron con los ojos fijos; soñaban,
igual la vieron.
El espejo donde se miró o no se miró, cayó trizado. Parecía
que quería matar a alguno. Pero, salió al jardín. Giraba, cavaba,
en el mismo sitio, como si debajo estuviese enterrado un muerto.
La pobre vaca, que pastaba cerca de la violetas, se enloqueció,
gemía como una mujer o como un lobo. Pero, La Sombra se fue volando,
se fue hacia el sur. Volverá dentro de un siglo.

De "Los papeles salvajes" 1971

4 comentarios:

Anónimo dijo...

No sé mucho de la poesía de Marosa, pero lo que sí me llama la atención después de haber leído estos textos(y creo que no le estoy descubriendo la pólvora a nadie) es la sensación de fecundidad desbordada, de germinación, de crecimiento orgánico y vegetal... es un mundo en continuo crecimiento, de hongos, margaritas que van proliferando en cualquier rendija y que superan cualquier intento de abolición... Contrasta muchísimo con la música que has elegido aquí, que me parece más cotidiana, hecha de pequeños gestos (he hechado un vistazo a su myspace y me ha parecido preciosa la canción titulada "Montevideo"), más adaptada a lo humano...

Anónimo dijo...

No sé mucho de la poesía de Marosa, pero lo que sí me llama la atención después de haber leído estos textos(y creo que no le estoy descubriendo la pólvora a nadie) es la sensación de fecundidad desbordada, de germinación, de crecimiento orgánico y vegetal... es un mundo en continuo crecimiento, de hongos, margaritas que van proliferando en cualquier rendija y que superan cualquier intento de abolición... Contrasta muchísimo con la música que has elegido aquí, que me parece más cotidiana, hecha de pequeños gestos (he hechado un vistazo a su myspace y me ha parecido preciosa la canción titulada "Montevideo"), más adaptada a lo humano...
Desde que abandoné el doctorado no había vuelto a comentar literatura...
María

Anónimo dijo...

corrijo, "echado", se me ha ido por completo la pinza...

Maga de Lioncourt dijo...

Hola!

Felicidades por tu blog. Amo a Marosa y ha sido todo un placer encontrar un blog dedicado a su poesía.
Gracias.

Saludos!